Nancyhrs's Weblog











Buddhism now

Smaller Bamyan Buddha from base, Afghanistan 1977 Photo: Phecda109 wikipedia.orgTwo hours north of Ghazni, on the road to Kabul, in an arid place, a dusty track leads westward. If you follow it, you enter a half-forgotten kingdom, and a legendary highway that traversed the known world. Beyond this, hidden in the mountains, are green valleys and rivers bordered with willows and hayfields. Even before Ashoka began spreading his empire through the western passes and into Bactria and Ghandara, traders had moved eastward and westward with caravans of silk and other precious goods bound for Balkh and distant Rome.

But at the beginning of the first millennium of our era, a new power arose in Asia. Its people had been driven westward by the consolidation of the Han empire. They settled in what is now known as Afghanistan, ending the rule of the Graeco-Buddhist kingdoms that had ruled there since Alexander’s conquest of Asia three hundred years before. Their…

Ver la entrada original 1.344 palabras más



Situación de la Psicoterapia en España y Europa

Kirsch Irving Kirsch

Fuente: InfoCOP

Irving Kirsch y su equipo de investigación han sido los artífices de una prometedora y provocadora línea de investigación que ha puesto en tela de juicio la eficacia de los antidepresivos y que ha revolucionado la interpretación de los resultados de la literatura científica en depresión, cuestionando seriamente los modelos de enfermedad mental y la práctica médica habitual, basada exclusivamente en la intervención farmacológica para este tipo de pacientes (para más información ver: Irving Kirsch y la caída del mito de los antidepresivos).

Entrevista de InfoCOP a Irving Kirsch: Link

Ver la entrada original



{octubre 19, 2014}   Las Fechas: Día de la madre

Grupo Renacer

El domingo 19 de octubre se celebra el día de la madre en Argentina.

    Las fechas, un tema recurrente entre quienes tenemos hijos fallecidos,  nos hacen entristecer.  Y no es necesariamente es el calendario el que nos recuerda cada una de ellas. Los ciclos anuales nos traen los olores y colores de la primavera, los calores y las vacaciones de verano, el inicio de los ciclos escolares y la caída de las hojas de los árboles en otoño, el frío del invierno. Y cada uno nos traen sus recuerdos de los momentos vividos con nuestros hijos.

Otras fechas como “El día de la madre” tienen una carga publicitaría adicional. Alguno dirá, con buenos motivos, “Es un  día comercial”.
Podemos tomar esta fecha como “un día comercial” o como un día de homenaje a los hijos que partierón tempranamente.

Artículos previamentes publicados en el Blog sobre el tema:

Cuando viene el…

Ver la entrada original 656 palabras más



{octubre 18, 2014}   CANCER: informarse es prevenir

#Concientizar para hacer frente todo el año, no sólo en Octubre.

http://ralphlauren.tumblr.com/post/63530900101/pink-pony-for-each-note-on-this-post-starting-on



{septiembre 24, 2014}   El hotel, no era un dulce hotel

desafectos

Me desangro por los recuerdos cada vez que por azar escucho aquellas canciones oídas hasta la saciedad en mi cuarto, en la penumbra del mediodía o en la aburrida y ociosa tarde de verano o en la oscuridad insomne de la noche, a solas, dando una y otra vez la vuelta a la cinta en ese cacharro que llamábamos magnetofón, aquel “Hotel, dulce hotel” que tan melancólico me ponía con algunas de sus canciones, sonando una y otra vez. Reviviendo y haciendo mío lo que cantaba Sabina. Yo también me sentía así, como él decía en cada una de sus comparaciones, -incluida esa rima algo absurda del torero tras el telón de acero- , y cada vez que el repetía en su canción; “Así estoy yo, así estoy yo, sin ti”, yo lo aseveraba y repetía como una letanía. Y al son de otra canción, me imaginaba que tendríamos amor…

Ver la entrada original 638 palabras más



Margafret.com

Gladiator, 2000. Scott Free Productions/Red Wagon Entertainment. Distributed byDreamWorks.

Twitter is the headquarters of the control freakIt’s a social network for those who want everlasting control over what they see and from whom they see it. It’s the social network for those who want to bless people by following their digital auras, depending on if they prefer ethos (power Twitter), pathos (animal pictures / rage Twitter), or logos (wonk Twitter).

“Social sharing is a popular but controversial way to measure the value of information itself.” – Me, explaining why people share on Twitter, These Tiny Gutenbergs, Part Two

Twitter is experimenting with a new feed function to rip this god-like control out of your pure, innocent, OCD-hands, in favor of showing you content only tangentially related to who you follow.

Encouraging rogue tweets to infiltrate your feed is a great thing because Twitter has a huge problem we should all care about: community silos which are based on groupthink or industry, and…

Ver la entrada original 637 palabras más



Nada que decir, mucho para escuchar.
Más aún para aprender a poner límites al ego y respetar.
Humildad frente al dolor

Grupo Renacer

Los conceptos sobre “duelo” carecen de sentido, aplicados a los padres que han perdido hijos

En nuestra cultura es conocido que la muerte cuando llega de visita a un hogar da un nombre a los deudos de la persona que ha fallecido, así es de uso corriente, que de un momento para otro, alguien se transforme en viuda, viudo o huérfano, quienes prontamente pasan a estar en duelo, pero hay un caso puntual en el que la muerte no ha sabido aún como nombrar a quienes permanecen de este lado de la vida, es el caso cuando muere un hijo y cuando esto sucede todos se estremecen y recuerdan entonces que la muerte de un hijo no tiene nombre.
En la medida en que aún no existe palabra ni lenguaje que nombre a los padres que pierden hijos, todos los conceptos vertidos hasta ahora sobre el duelo por una muerte…

Ver la entrada original 317 palabras más



{mayo 1, 2014}   1 de Mayo, 2014

“Felicidades a todos los que son definidos x la dignidad y el honor de  su tarea, ya sea que porten gemelos en sus camisas, tierra en sus botas, o lleven la tornería en el alma; aquellos que a diario curtan sus manos con honor, por saber el valor en sí mismo del conociento y el poder que puede adquirirse conjuntamente al sumar voluntades para cimemtar una sociedad productiva, proactiva y solidaria; sólida en valores, transparencia, y con la mirada en el dia a dia que urge por limpieza, atencion, acción, decision y, a la vez, en proyectos viables para un futuro trascendenteme”.

Nancy HR
#DeMi

image

#FelizDiaDelTrabajador





{abril 10, 2014}   Vidas: Tuaregs

*TU TIENES EL RELOJ, YO TENGO EL TIEMPO*

*Entrevista realizada por Víctor M. Amela a: MOUSSA AG ASSARID.

… “No sé mi edad: ¡nací en el desierto del Sahara, sin papeles…! Nací en un campamento nómada tuareg entre Tombuctú y Gao, al norte de Mali. He sido pastor de los camellos, cabras, corderos y vacas de mi padre. Hoy estudio Gestión en la Universidad Montpellier
– Estoy soltero. Defiendo a los pastores tuareg. Soy musulmán, sin fanatismo.

– ¡Qué turbante tan hermoso…!

– Es una fina tela de algodón: permite tapar la cara en el desierto cuando se levanta arena, y a la vez seguir viendo y respirando a su través.

– Es de un azul bellísimo…

– A los tuareg nos llamaban los hombres azules por esto: la tela destiñe algo y nuestra piel toma tintes azulados…

– ¿Cómo elaboran ese intenso azul añil?

– Con una planta llamada índigo, mezclada con otros pigmentos naturales. El azul, para los tuareg, es el color del mundo.

– ¿Por qué?

– Es el color dominante: el del cielo, el techo de nuestra casa.

– ¿Quiénes son los tuareg?

– Tuareg significa abandonados, porque somos un viejo pueblo nómada del desierto, solitario, orgulloso: señores del desierto, nos llaman. Nuestra etnia es la amazigh (bereber), y nuestro alfabeto, el tifinagh.

– ¿Cuántos son?

– Unos tres millones, y la mayoría todavía nómadas. Pero la población decrece… “¡Hace falta que un pueblo desaparezca para que sepamos que existía!”, denunciaba una vez un sabio; yo lucho por preservar este pueblo.

– ¿A qué se dedican?

– Pastoreamos rebaños de camellos, cabras, corderos, vacas y asnos en un reino de infinito y de silencio…

– ¿De verdad tan silencioso es el desierto?

– Si estás a solas en aquel silencio, oyes el latido de tu propio corazón. No hay mejor lugar para hallarse a uno mismo.

– ¿Qué recuerdos de su niñez en el desierto conserva con mayor nitidez?

– Me despierto con el sol. Ahí están las cabras de mi padre. Ellas nos dan leche y carne, nosotros las llevamos a donde hay agua y hierba… Así hizo mi bisabuelo, y mi abuelo, y mi padre… Y yo. ¡No había otra cosa en el mundo más que eso, y yo era muy feliz en él!

– ¿Sí? No parece muy estimulante…

– Mucho. A los siete años ya te dejan alejarte del campamento, para lo que te enseñan las cosas importantes: a olisquear el aire, escuchar, aguzar la vista, orientarte por el sol y las estrellas… Y a dejarte llevar por el camello, si te pierdes: te llevará a donde hay agua.

– Saber eso es valioso, sin duda…

– Allí todo es simple y profundo. Hay muy pocas cosas, ¡y cada una tiene enorme valor!

– Entonces este mundo y aquél son muy diferentes, ¿no?

– Allí, cada pequeña cosa proporciona felicidad. Cada roce es valioso. ¡Sentimos una enorme alegría por el simple hecho de tocarnos, de estar juntos! Allí nadie sueña con llegar a ser, ¡porque cada uno ya es!

– ¿Qué es lo que más le chocó en su primer viaje a Europa?

– Vi correr a la gente por el aeropuerto.. . ¡En el desierto sólo se corre si viene una tormenta de arena! Me asusté, claro…

– Sólo iban a buscar las maletas, ja, ja…

– Sí, era eso. También vi carteles de chicas desnudas: ¿por qué esa falta de respeto hacia la mujer?, me pregunté… Después, en el hotel Ibis, vi el primer grifo de mi vida: vi correr el agua… y sentí ganas de llorar.

– Qué abundancia, qué derroche, ¿no?

– ¡Todos los días de mi vida habían consistido en buscar agua! Cuando veo las fuentes de adorno aquí y allá, aún sigo sintiendo dentro un dolor tan inmenso…

– ¿Tanto como eso?

– Sí. A principios de los 90 hubo una gran sequía, murieron los animales, caímos enfermos… Yo tendría unos doce años, y mi madre murió… ¡Ella lo era todo para mí! Me contaba historias y me enseñó a contarlas bien. Me enseñó a ser yo mismo.

– ¿Qué pasó con su familia?

– Convencí a mi padre de que me dejase ir a la escuela. Casi cada día yo caminaba quince kilómetros. Hasta que el maestro me dejó una cama para dormir, y una señora me daba de comer al pasar ante su casa… Entendí: mi madre estaba ayudándome…

– ¿De dónde salió esa pasión por la escuela?

– De que un par de años antes había pasado por el campamento el rally París-Dakar, y a una periodista se le cayó un libro de la mochila. Lo recogí y se lo di. Me lo regaló y me habló de aquel libro: El Principito. Y yo me prometí que un día sería capaz de leerlo…

– Y lo logró.

– Sí. Y así fue como logré una beca para estudiar en Francia.

– ¡Un tuareg en la universidad..!

– Ah, lo que más añoro aquí es la leche de camella… Y el fuego de leña. Y caminar descalzo sobre la arena cálida. Y las estrellas: allí las miramos cada noche, y cada estrella es distinta de otra, como es distinta cada cabra… Aquí, por la noche, miráis la tele.

– Sí… ¿Qué es lo que peor le parece de aquí?

– Tenéis de todo, pero no os basta. Os quejáis. ¡En Francia se pasan la vida quejándose! Os encadenáis de por vida a un banco, y hay ansia de poseer, frenesí, prisa… En el desierto no hay atascos, ¿y sabe por qué? ¡Porque allí nadie quiere adelantar a nadie!

– Reláteme un momento de felicidad intensa en su lejano desierto.

– Es cada día, dos horas antes de la puesta del sol: baja el calor, y el frío no ha llegado, y hombres y animales regresan lentamente al campamento y sus perfiles se recortan en un cielo rosa, azul, rojo, amarillo, verde…

– Fascinante, desde luego…

– Es un momento mágico… Entramos todos en la tienda y hervimos té. Sentados, en silencio, escuchamos el hervor… La calma nos invade a todos: los latidos del corazón se acompasan al ‘pot-pot’ del hervor…

– Qué paz…

Aquí tenéis reloj, allí tenemos tiempo“.
image

Agradezco la presente nota a la cortesía del Sr. Gabriel Varela de @PalabraRural
Río Cuarto – Córdoba
Argentina
Imagen: Ing.H Rubio



et cetera